Feb19

BANKIA INTENTA VOLVER A ENGAÑAR A SUS CLIENTES

Categories // Bancario

BANKIA INTENTA VOLVER A ENGAÑAR A SUS CLIENTES

Bankia intenta volver a engañar a sus clientes.

La entidad Bankia, S.A., ha publicado un comunicado por el que ofrece a todos aquellos propietarios de sus acciones el recuperar de forma automática –sin acudir a juicio- sus ahorros invertidos en la salida a bolsa de julio de 2011 más un 1% de interés de esa cantidad.

Esto supone un reconocimiento tácito de la mala praxis y falta de información con que la entidad salió a bolsa en julio de 2011, ante la enorme expectación y elevadas esperanzadas depositadas en la entidad por decenas de miles de pequeños ahorradores y clientes.

Juzgados y Tribunales de todo el país han condenado una y otra vez, en la práctica totalidad de casos, a Bankia por incumplimiento de sus deberes y mala praxis comercial y financiera.

Particularmente demoledora ha sido la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 3 de febrero del corriente año, que literalmente dice:

“La incorrección, inveracidad, inexactitud o los errores contables sobre esos datos publicitados en el folleto, lleva a concluir que la información económica financiera contable divulgada al público suscriptor, resultó inexacta e incorrecta en aspectos relevantes, primordiales y sustanciales como son los beneficios y las pérdidas de la sociedad emisora…”. Texto literalmente incorporado de la Sentencia dictada en su día por la Sección 9ª de la Audiencia Provincial de Valencia.

Estas Sentencias, aparte de obligar a Bankia a devolver al cliente sus ahorros, condenaban a la entidad en dos sentidos más: a pagar el interés legal del dinero junto a los intereses de demora, y a pagar las costas legales de abogado y procurador del cliente que reclamaba. Aparte, claro está, del gasto que para Bankia supone pagar sus propios abogados y procuradores.

Es fácil –y asusta- pensar la factura que ha tenido que pagar Bankia solo en abogados y procuradores de sus clientes, que algunas estimaciones no oficiales valoran en torno a 500 millones de euros si todos los particulares afectados reclamaban judicialmente. Y que no olvidemos que ha sido financiada con dinero de todos los españoles, en razón del rescate financiero que tuvo que realizarse de la entidad por parte del Estado.

A esta cantidad, además, hay que sumar toda una serie de condenas y gastos extra que le han sido impuestas a Bankia por, estando condenada, no cumplir esas sentencias al no devolver sus ahorros a los clientes, obligándoles a presentar demandas de ejecución para ver respetados sus derechos.

Conjuntamente a esto, la mala praxis y engaño de aquella operación en que incurrió la antigua cúpula de Bankia (con D. Rodrigo Rato a la cabeza) ha sido continuada por la actual directiva, que desde al menos un año se ha negado una y otra vez, tanto extrajudicial como judicialmente, a reconocer el engaño a pesar de todos los indicios, pruebas e informes periciales en tal sentido.

Esta continuación del engaño por los actuales gestores de Bankia ha ocasionado que, aparte de la pérdida de sus ahorros por los propios clientes que compraron acciones en su salida a bolsa, la mala praxis de Bankia haya costado al contribuyente español al menos una cantidad de 1.545 millones de euros en provisiones y fondos que la entidad destino para hacer frente a las reclamaciones. Esta cantidad se deriva del 60% de los 1.840 millones de euros que se decretó son responsabilidad del FROB por reclamaciones contra Bankia.

Es decir: Bankia, con el dinero del rescate público obtenido de las arcas del estado pagado por todos los españoles, ha financiado, negado y dilatado todo tipo de reclamaciones de pequeños ahorradores que querían recuperar su dinero.

Sería pertinente exigir responsabilidades por esta situación a los actuales directivos de Bankia, que han gastado y siguen gastando decenas de millones de euros del contribuyente en negar una evidencia que se ha impuesto.

Pero es que, además, el proceder desleal de la entidad continúa. De hecho, el ofrecimiento que Bankia hace es un ofrecimiento con trampa por cuanto afirma que va a devolver a los ahorradores su dinero invertido con un 1% de interés cuando, en realidad, les corresponde, como mínimo, el interés legal del dinero: un 4% anual.

Así, un ahorrador que haya invertido 6.000 € en acciones puede perder si, en vez de restituirle su dinero con un 4% como es su derecho, acepta el 1% de interés que ofrece la entidad, en torno a 1.000 € que por derecho le corresponden.

Los actuales gestores, presentan ahora, como una magnífica oportunidad, con evidente descaro (que ampara el Ministro de Economía) una solución al problema, que les beneficia más a ellos que a los perjudicados y a la que se ven obligados (no lo hacen voluntariamente) por la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo.

Señores, más de lo mismo. ¿Creerán que los ciudadanos somos tontos?

Bankia reconoce su engaño poco, tarde y mal y, además, continua actuando de forma desleal con sus clientes en particular y con los ciudadanos en general.

 

PEDRÓS ABOGADOS.