Jul20

A PROPÓSITO DE LA LEY DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA

Categories // Arbitraje y Procesal

A PROPÓSITO DE LA LEY DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA
 
 
 
El pasado día 3 de julio fue aprobada la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, normativa que regula aspectos procesales que afectan a prácticamente todas las ramas de Derecho privado, ya se trate de cuestiones de Derecho de familia (a la que afecta de forma mayoritaria) o también algunos aspectos de Derecho de la empresa.
 
Esta ley, siguiendo la tendencia de otros países europeos, opta por permitir que determinados asuntos sean, de forma alternativa, examinados y solventados por Secretarios Judiciales, Notarios o Registradores. Siempre teniendo en cuenta el conocimiento y experiencia que estos operadores jurídicos tienen en la concreta rama del Derecho privado.
 
De esta forma, por tanto, la nueva norma lleva a cabo una cierta desjudicialización al situar fuera del conocimiento de jueces y tribunales aspectos y controversias que, si bien afectan e implican le juego de intereses de Derecho privado, pueden ser conocidos y solventados de forma totalmente satisfactoria por los antes mencionados operadores jurídicos.
 
En primer lugar, esta desjudicialización de asuntos se lleva a cabo, mayoritariamente, en materias relativas a Derecho de familia, si bien no obstante lo anterior hay determinadas clases de asuntos que debido a su importancia en cuanto a la protección de derechos e intereses de menores e incapacitados siguen dentro del ámbito judicial y siguen siendo resueltos, por tanto, por jueces y tribunales.
 
Y, en segundo lugar, esta desjudicialización se lleva a cabo en asuntos donde el objetivo no es resolver el enfrentamiento o controversia entre las partes, sino que el objetivo es satisfacer la necesidad del ciudadano de obtener una resolución judicial para lograr un acuerdo o ejercer su derecho. 
 
Así, en la práctica algunas de las novedades que esta ley supone son:
 
- Los notarios podrán tramitar bodas y divorcios de mutuo acuerdo, previo pago de la correspondiente tasa.
- Los notarios podrán ejercer como mediadores y aprobar expedientes de conciliación.
- La norma mínima para contraer matrimonio se eleva de los 14 a los 16 años.
 
No obstante lo anterior, y si bien que se produzca un cierto alivio de la insostenible carga de trabajo que juzgados y tribunales soportan en nuestro país es algo en principio positivo, ésta ley ha recibido críticas y ha sido tildada por algunas asociaciones y actores jurídicos como un principio de intento de privatizar la justicia. Estas críticas se basan en la ampliación de facultades de notarios y registradores, a los cuales se les permite llevar a celebrar actos jurídicos y aprobar resoluciones cuya potestad, anteriormente, era exclusiva de la órbita judicial.
 
Debido a estas novedades y cambios que esta Ley de jurisdicción voluntaria esta produciendo se hace indispensable que, junto a los operadores cuyas funciones se amplían –notarios, registradores y secretarios judiciales- y que tienen un interés elevado en la materia, también abogados y procuradores conozcan y se pongan al tanto del nuevo marco legal que a finales de julio entra en vigor.
 
 
* Alberto Aznar Traval es Letrado de PEDRÓS ABOGADOS.