Bancario

Jun26

A vueltas con la mala praxis bancaria (2): Acciones de BANKIA. Creación y salida a bolsa.

Categories // Bancario

A vueltas con la mala praxis bancaria (2): Acciones de BANKIA. Creación y salida a bolsa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez realizada la introducción y contextualización genérica sobre los problemas consecuencia de la mala praxis bancaria, el primer supuesto de hecho que vamos a analizar es la problemática derivada de la salida a bolsa, en julio de 2011, de BANKIA, y del posterior destape de la situación patrimonial real de quiebra y consiguiente rescate de la entidad con dinero público.

CREACIÓN  DE LA ENTIDAD.

Como sabemos, BFA-BANKIA es una entidad financiera resultante de la fusión, en otoño de 2010, de 7 cajas de ahorros españolas siendo por magnitud las más importantes Caja Madrid y Bancaja, pero también formando parte de la nueva entidad Caja de Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, que empezó a operar a principios de 2011 y salió a bolsa en julio de 2011.

El objetivo de la fusión y la posterior salida a bolsa de la entidad fue, como el propio presidente de BANKIA señalo al momento de comenzar a cotizar, consolidar su posición de liderazgo y crear un “campeón nacional”. La fusión de Caja Madrid y Bancaja se encuentra fuera de toda duda que fue una maniobra política que pretendía mejorar la deteriorada situación patrimonial interna de las cajas.

SALIDA A BOLSA EN JULIO 2011.

En su salida a bolsa las informaciones, datos económicos y cuentas anuales que se utilizaron dibujaban la imagen de una entidad resultante relativamente solvente que se encontraba lista, tras unos años de incertidumbre y estancamiento financiero, para comenzar de nuevo el crecimiento económico y dar beneficios a sus accionistas. Así, BANKIA realizaba un aumento de capital para mejorar sus balances, aumentar provisiones y, dejando atrás los anteriores vaivenes económicos, afrontar mejor el nuevo contexto financiero.

Junto a lo anterior BANKIA llevo a cabo una campaña de captación de inversores extraordinariamente agresiva y que consiguió captar más de 3.000 millones de euros -a un precio de 3,75 euros por acción- el 20 de julio de 2011 cuando salió a bolsa el 55% de BANKIA, mientras el restante 45% quedaba en manos de su matriz BFA-Banco Financiero y de Ahorros. La mayoría de esa capitalización procedía de pequeños inversores, ahorradores de toda la vida de perfil conservador, que creyeron y confiaron en sus cajas de ahorros de toda la vida para depositar sus ahorros en un producto seguro y sin riesgo. Algo, como se descubrió después, bastante lejos de la realidad.

INFORMACIONES, CIFRAS Y CUENTAS FALSAS.

Lejos de lograr ese “éxito” que el expresidente Zapatero le deseaba a la entidad en el momento de su salida a bolsa en julio de 2011, en los meses posteriores el precio de la acción de BANKIA se mantuvo estable, con ligeras pérdidas pero sin aumentos de valor reseñable. Pero fue a partir de febrero de 2012 cuando el precio de la acción comenzó a desplomarse y donde empezaron a escucharse los rumores acerca de la verdadera situación patrimonial de la entidad.

Así, el encargado de controlar las cuentas de BANKIA, la auditora DELOITTE, se negó a firmar y validar los balances anuales de 2011 de la entidad, abriendo la caja de Pandora y destapando un escándalo económico sin precedentes que finalizó con la dimisión de toda la cúpula de BFA-BANKIA en mayo de 2012 y con su posterior rescate financiero por la Unión Europea y el Gobierno de España.

BANKIA, durante el año 2011, había afirmado y declarado estar obteniendo cientos de millones de beneficios cuando se encontraba, en realidad, con miles de millones de pérdidas y en situación de quiebra técnica como posteriormente reconoció la propia entidad al reformular sus cuentas de 2011. Finalmente, la cantidad de dinero público que BANKIA requirió del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria para sanear sus balances fue de 19.000 millones de euros.

PÉRDIDA DEL VALOR DE LAS ACCIONES.

Consecuencia de todo lo anterior, el precio de la acción se desplomo hasta quedar prácticamente a 0, por lo que todos aquellos que habían adquirido acciones de BANKIA habían perdido su inversión, que se veía reducida a la nada. Y, a causa de ello, están proliferando las demandas civiles y querellas para dilucidar la nulidad de la adquisición de las acciones y la responsabilidad penal de los directivos y exdirectivos de BANKIA por la quiebra acontecida.

Es evidente que en la salida a bolsa y meses posteriores, hasta la negativa de DELOITTE a validar las cuentas anuales en abril de 2012, BANKIA incumplió sus deberes legales de información, asesoramiento leal, diligencia y evitación de conflictos de interés, ya fuera de forma dolosa o de forma negligente. Y es evidente que ese comportamiento culposo de BANKIA fuera consciente o se debiera a la más absoluta negligencia financiera no son responsabilidad ni pueden hacerse pagar a los inversores de buena fe que depositaron sus ahorros confiando en la imagen de alta credibilidad y total solvencia de la entidad.

En el próximo artículo analizaremos, desde una perspectiva jurídica, las posibilidades reales de defensa ante la jurisdicción, con sus pros y sus contras, que tienen todos aquellos que invirtieron su dinero en acciones de BANKIA y que han visto sus ahorros reducidos a la nada.

Por Alberto Aznar Traval, abogado en Pedrós Abogados.

<<  1 2 3 4 [5